Han pasado ya ocho años desde la primera vez que fuimos a Machu Picchu y los recuerdos siguen intactos. Viajábamos desde Cali, Colombia, hasta Buenos Aires Argentina en nuestro primer intento de traspasar fronteras internacionales como mochileros oficinistas en vacaciones. Era mitad de año y hacía muchísimo frío en el sur del continente. No teníamos un plan específico sobre la ruta a seguir, pero la gran ciudad de los Incas era un destino indiscutible dentro del mapa.

Compramos los tiquetes de entrada en una oficina gubernamental en Cusco, a un par de cuadras de la plaza de armas. Hasta allá llegamos caminando por las vías del tren luego de haber pasado la noche en una combinación de vehículos endemoniados –pero muy baratos- que nos llevaron desde Cusco hasta la Hidroeléctrica. Los detalles y costos de esa, la forma más barata de llegar a Machu Picchu, los contamos en esta nota sobre la Ruta Alterna.

Una vez adentro pudimos estar a nuestras anchas. Llegamos caminando temprano -antes de las 6:00 a.m.- y nos inscribimos para el primer turno de subida a Huayna Picchu, la montaña imponente que se ve atrás de la ciudad en todas las postales. Completamente gratis. Subimos a la montaña y bajamos antes de las 10:00 a.m. para darles espacio a los del segundo turno. Ya abajo, en la ciudadela, desde las 10:00 a.m. hasta las 4:00 p.m. anduvimos de arriba para abajo. Nos recostamos en el prado a descansar a mirar el cielo. Nos dimos tiempo para maravillarnos, para empaparnos de la maravilla que los incas le dejaron al mundo. Dejamos volar la imaginación hasta siglos atrás sin estar atentos a la banderita de un guía que indicaba que era hora de partir.

Ya no es así.

Todo eso cambió.

Es 2017 y las reglamentaciones en torno a Machu Picchu han aumentado, y con ellas las restricciones e incomodidades que el visitante debe aguantar. Pero tranquilo, la belleza de Machu Picchu no puede verse afectada ni aún bajo esta catarata de nuevas leyes. Machu Picchu es un viaje con diversión y aprendizaje garantizado, aunque hoy se piense que todo tiempo pasado fue mejor.

Entonces, si tu plan es a viajar –o a regresar- a Machu Picchu, debes tener en cuenta cada una de estas nuevas normas.

13

Reservas

Hoy no basta con llegar a la entrada de Machu Picchu para poder ingresar de inmediato. Hay que hacer reservas con bastante tiempo de anticipación –incluso meses- si quieres garantizar su acceso a esta maravilla del mundo. Además, debes reservar con la fecha del día específico en el que vas a entrar. Si no usas tu boleto en el día indicado, deberás comprarlo de nuevo. La página web dispuesta para realizar las reservas es www.machupicchu.gob.pe pero todos los intentos que hicimos para acceder a ella fueron vanos, siempre está caída. Sin embargo, haciendo una inspección a la web, encontramos esta página con información muy detallada y un link de acceso a reservas.

time_icon-icons.com_73366

Horarios

También hay cambios en los horarios de entrada, que actualmente se dividen en dos turnos: mañana y tarde. El turno de la mañana va de 6:00 a 12:00 y el de la tarde va de 12:00 a 17:30.

Una de las justificaciones que da el gobierno peruano para implementar esta medida es el impacto que causa la cantidad de gente que se reúne simultáneamente cada día en Machu Picchu. Se calcula que, antes de las nuevas reglas, entraban en promedio unas 3300 personas diarias. Hoy, cada turno, recibe a 3000, lo que indica que el impacto es el doble -pero también las ganancias en ventas de entradas-.

¿Cuál es el mejor turno para entrar?

Ambos turnos tienen sus ventajas. El de la mañana, si madrugas para llegar a la entrada antes de las 6:00 a.m., te brindará un espectáculo natural único, cuando la oscuridad le da paso a la luz del día y se develan los picos nevados de la cordillera que rodea a Machu Picchu. La naturaleza despierta y Machu Picchu te recibirá con la frescura del día. La cantidad de entradas es limitada -3000 personas- y hay que consultar vía web la disponibilidad de cupos.

El turno vespertino es más barato y quienes lleguen en tren hasta Aguas Calientes –el pueblo de Machu Picchu- podrán iniciar su viaje el mismo día, recorrer Machu Picchu en la tarde y pasar la noche en Aguas Calientes. A igual que en la mañana, la cantidad de visitantes que pueden entrar es limitada.

Recomendado: ¿Cuál es la mejor época del año para ir a Machu Picchu? En esta galería te mostramos.

tour_guide

Guía obligatorio

Las nuevas disposiciones indican que a partir de julio de 2017 los visitantes a Machu Picchu deben ingresar con un guía autorizado y deben permanecer durante todo el recorrido en su compañía. Puede contratar un guía privado o formar parte de un grupo. Estos guías pueden negociarse con agencias de viajes o en la entrada de Machu Picchu, pues ellos siempre están a la espera de turistas para iniciar sus recorridos. No tienen precios fijos, dependiendo de su capacidad de negociación, así será el monto que va a pagar por el servicio del guía.

Vea también

264734

No más descuentos a estudiantes

Un comunicado de la Dirección Desconcentrada de Cultura de Cusco de Agosto de 2017, indica que el carnet internacional ISIC, con el cual los estudiantes se identifican como tales en todo el mundo para obtener descuento en entradas, ya no es válido. Para acceder a un descuento, los estudiantes deben acudir a la embajada peruana de su país de origen y solicitar un visado de estudiante. A los estudiantes peruanos les bastará con presentar su carné de pregrado en las oficinas ubicadas en la calle Garcilaso  S/N y Maruri 340 del centro histórico de Cusco.

220px-Dollar_Sign.svg

Precios de las entradas

Peruanos: $64 soles. Los habitantes de Cusco pueden entrar completamente gratis el día domingo presentando su documento de identificación.

Extranjeros: Los visitantes extranjeros tienen dos tarifas a la hora de comprar sus entradas dependiendo de turno que escojan. El turno de la mañana tiene un costo de $152 soles, unos 47 dólares. Para los que van al turno de la tarde, la entrada tiene un costo de 100 soles -30 dólares-.

*Comunidad Andina: conformada por los países de Perú, Bolivia, Colombia y Ecuador. Para la compra de los tiquetes debe enviar copia del pasaporte vigente

restricciones

Restricciones

No se pueden ingresar: alimentos, palos de selfie, trípodes, coches de bebes, carteles, ni utilizar el celular en lugares específicos que sean de mucha congestión. También está prohibido: saltar, aplaudir, bailar, silvar y gritar dentro de la ciudad sagrada de los Incas. El incumplimiento de estas reglas es motivo de expulsión inmediata de Machu Picchu

Seguir estas recomendaciones te va a garantizar una experiencia como pocas hay en el mundo.

Si te sirvió, o crees que le puede ayudar a alguien más, ayúdanos a compartir. Y si tienes información adicional que no hayamos dicho en esta guía, te agradeceremos nos dejes un comentario para que nuestros lectores lo tengan en cuenta en su plan de viaje.

BUEN VIAJE.

¿Ya leíste nuestro libro?

316 páginas de inspiración pura para que emprendas un viaje sin tiquete de regreso hacia tus propios sueños. Crónicas y relatos viajeros de dos oficinistas que renunciaron a sus trabajos contados desde 15 países de América Latina con mapas y fotografías a full color. Con cada ejemplar que llega a almas viajeras en todo el mundo nos ayudan a seguir con este sueño nómada.

No te vayas sin #RenunciarYViajar, el trabajo donde brilla el sol. Consigue tu ejemplar a un click de distancia. Nosotros nos encargaremos de que llegue a tus manos en cualquier rincón del planeta.